Memoria Histórica

Breve reseña de los fundadores del MPD

Pablo Antonio Martínez

El Movimiento Popular Dominicano-M.P.D.- fue fundado el día 20 de febrero del año 1956, en La Habana, capital de Cuba. Sus fundadores, hombres y mujeres, tenían en su haber la lucha en su Patria contra los horrores de la satrapía trujillista. Algunos de ellos, como Máximo Antonio López Molina, Pablo Antonio Martínez Rodríguez, Julio César Martínez Sobá, José Tiberio Castellanos Vargas y Esperanza Font de Alfáu, habían militado en el Partido Socialista Popular-P.S.P.-, mientras otros eran luchadores que no habían tenido militancia organizada, como Ramón Emilio Mejías del Castillo (Comandante Pichirilo) y los hermanos Andrés Marcelino, Francisco Elizardo y Francisco Eleuterio Ramos Peguero. Algunos habían sido dirigentes obreros, y también había un exmilitar dominicano, Juan Alfonso Espinal.

La dirección surgida del encuentro fundacional estuvo integrada por Pablo Martínez, Máximo López Molina, Julio César Martínez, Esperanza Font de Alfáu, Andrés Ramos Peguero, José Tiberio Castellanos, Víctor Orzatelis Matos, José Moscoso y Ramón Emilio Mejías del Castillo. Entre otros miembros fundadores se encontraron los hermanos Francisco Elizardo y Francisco Eleuterio Ramos Peguero y Juan Alfonso Espinal. Podemos decir que también fue fundador, aunque residiendo en la República Dominicana, el señor Francisco Rojas Ramos, padre de los mencionados hermanos Ramos Peguero, y que más tarde fue quien alquiló la casa para establecer el local del M.P.D., en la avenida Duarte No. 12, entonces José Trujillo Valdez.

Esos fundadores, todos exiliados políticos residían en diferentes países, como: Cuba (donde residía el grueso principal) y Venezuela. Inmediatamente de la fundación comenzaron a integrarse otros exiliados. Entre ellos se recuerda a Oscar Tavárez Matos y Leovigildo Piña, que resultó ser un agente infiltrado.

Veamos una pequeña hoja de vida de los más destacados fundadores:

Pablo Antonio Martínez Rodríguez. Periodista y músico. Natural de La Vega. Militó en el Partido Socialista Popular. Fue tenazmente perseguido y encarcelado por la tiranía, la última vez en la temible cárcel denominada “México”, de San Pedro de Macorís. Se fue al exilio. Allí decidió, junto a un grupo de militantes separarse del P.S.P. Colaboró ampliamente en la elaboración del periódico Alma Máter de los estudiantes revolucionarios de la Universidad de Cuba. Fue el primer secretario general del Movimiento Popular Dominicano y también el primer director del periódico Libertad. Fue secuestrado y desaparecido por la dictadura de Fulgencio Batista y Zaldívar, el día 13 de marzo del año 1958. Jamás se supo nada de él. Cuando triunfó la revolución se solicitó una entrevista con el Comandante Ernesto-Che-Guevara para tratar de indagar el paradero de su cadáver. Pero todo fue en vano. Primer mártir emepedeísta.

Julio César Martínez Sobá. Nació en la ciudad de La Vega el 14 de noviembre del 1915. Era hijo de padres puertorriqueños. Con el periodista José Cardona Ayala se inició como aprendiz de tipógrafo en la imprenta El Provincial, que editaba un periódico con el mismo nombre en la Capital. De regreso a su ciudad natal, trabaja a principio del año treinta en la imprenta El Progreso, que edita un periódico regional con ese mismo nombre, y en febrero de 1936 edita, con un grupo de jóvenes intelectuales amigos, el periódico Renovación. En 1945 estaba aliado al periodista Ramón Antonio Espinal, conocido como Van Elder Espinal, y junto al mismo comenzó a apoyar la conspiración contra Trujillo a través de la propaganda. Militaban en el P.S.P. Fue perseguido a muerte, por lo que tuvo que exiliarse. Fue reconocido como un valiente periodista en Cuba, Puerto Rico, Venezuela y Costa Rica. A su regreso al país se desligó de las actividades políticas y se dedicó a la edición de la revista Renovación. Murió en Santo Domingo el 29 de marzo de 1976, a los 61 años.

Máximo Antonio López Molina. Nació en la ciudad de San Pedro de Macorís el 2 de septiembre de 1926. Se trasladó hacia Puerto Plata, donde realizó estudios. En 1949 fue condenado a 20 años de prisión por formar parte del frente interno que apoyó el desembarco de Luperón. Luego de ser indultado, se exilió en Cuba. Tras la muerte de Pablo Martínez pasó a ser el principal dirigente del partido y director del periódico Libertad. Junto a Andrés Ramos Peguero entró a la República Dominicana, vía Puerto Rico, el día 4 de junio del año 1960, a implementar la táctica de “Lucha interna o Trujillo siempre”. Fue el principal dirigente de todo el proceso de lucha contra la tiranía, durante el cual fueron asesinados 87 camaradas. Comandó el intento guerrillero de Cevicos, en 1963, traicionado por alguno de sus propios “armadores”. En 1966 fue separado del partido y fundó el Partido Comunista Ortodoxo (PCO), de corta existencia. Actualmente, con 90 años de edad, reside en París, Francia.

Andrés Marcelino Ramos Peguero. Nació en la ciudad de Santo Domingo. En la década de los ´50, junto a sus hermanos Francisco Elizardo y Francisco Eleuterio, se propuso irse a Cuba para integrarse a los luchadores contra la tiranía trujillista. Se dirigieron hacia a Haití, donde fueron apresados y encarcelados por un tiempo. Una vez liberados salieron hacia Cuba en una embarcación. Lograron entrar por Oriente. Hicieron contactos con los revolucionarios cubanos y con los exiliados anti-trujillistas, integrándose de inmediato a la lucha contra ambas satrapías. Llegó a ser jefe de la resistencia urbana del Movimiento 26 de Julio en Santiago de Cuba. Fue Capitán de la revolución cubana, y nombrado jefe de una estación policial cuando triunfó la revolución. Abandonó dicha posición para venir a combatir a Trujillo. Junto a Máximo López llegó al país el 4 de junio del 1960. Era un aguerrido combatiente, por lo que cautivó a la juventud. Se separó orgánicamente del partido. Fue apresado y desaparecido en Santo Domingo en 1971.

José Tiberio Castellanos Vargas. Nació en Pimentel el 11 de noviembre de 1926, hijo de José Gabriel Castellanos Fondeur y Lisenda Vargas Reynoso. En 1946 participó en un mitin que realizó la Juventud Democrática del P.S.P. en La Vega. La actividad fue enfrentada por veteranos trujillistas, con los cuales se produjo una trifulca. Apresaron varios jóvenes revolucionarios; pero sólo Tiberio fue condenado a cumplir tres meses de prisión. Entre los militares que apresaron al grupo se encontraba el capitán Juan Tomás Díaz, que participó en el ajusticiamiento del sátrapa Trujillo. Tuvo algunas consideraciones para los detenidos, a los que les dijo: “Muchachos, no se puede ir contra la corriente”, y Tiberio le contestó: “Recuerde capitán que a veces los ríos tuercen su cauce”. Al cumplir su condena volvió a residir en Pimentel. En 1950 pudo obtener un pasaporte y se fue a Cuba, donde residió por 13 años. Lamentablemente a su regreso al país se prestó a actividades cuestionables, como locutor de la emisora de la OEA durante la Guerra de Abril de 1965 y el desempeño por designación política de puestos en los tenebrosos 12 años de Balaguer. Con 90 años de edad, reside actualmente en Miami, Estados Unidos.

Ramón Emilio Mejías del Castillo (Pichirilo). Nativo de San Pedro de Macorís. Se integró a las actividades antitrujillistas. Sus experiencias como “lobo de mar” las puso al servicio de la causa. Estando en Cuba, se enroló en la fracasada expedición de Cayo Confites. Fidel Castro, que formaba parte del grupo con el rango de teniente, diría más tarde que salvó la vida gracias a las pericias de un dominicano llamado Pichirilo Mejía, ya que el grupo fue desmantelado y apresados varios de ellos, mientras un grupo huyó en una embarcación capitaneada por el experimentado navegante. Pichirilo condujo el yate Gramma desde México al oriente de Cuba con los expedicionarios de Fidel Castro. Durante la Guerra Patria de Abril de 1965 en la República Dominicana fue jefe de un comando tenebroso para los invasores gringos. En agosto de 1966 fue vilmente asesinado por un pistolero a bordo de una motocicleta, en el barrio de San Antón, donde había librado grandes batallas al frente de su comando.

Francisco Ramos Rojas (El Chino). Era el padre de los hermanos Ramos Peguero. Residía en Santo Domingo. Compromisario de la lucha contra el tirano, fue quien alquiló la casa para el establecimiento del local del M.P.D.; le dijo al dueño que era para instalar una oficina de una empresa importadora. El propietario de la casa señor Luis E. Lavandier, quien tal vez para hacerse gracioso o para salvar el pellejo, le envió un telegrama a Trujillo haciéndole saber al tirano que “un grupo de media docena encabezado por Andrés Ramos Peguero, hijo de Francisco Ramos Rojas, del movimiento que alardea de opositores, se han metido violentamente en mi casa de la avenida José Trujillo Valdez número 12 con fines de actividades y prédicas antitrujillistas”.

Los demás fundadores eran combatientes antitrujillistas y luchadores sindicales. No obstante, hay que señalar que dos individuos, el obrero Víctor Orzatelis y Leovigildo Piña, resultaron ser agentes infiltrados o reclutados desde las filas del partido, y cuando triunfó de la Revolución cubana fueron apresados, interrogados y fusilados.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like