Actualidad Nacional

EL DISCURSO DE UN FARSANTE

El discurso del jefe de la corrupción pública oficial, Danilo Medina, fue exactamente lo que se podía esperar: mucho bla-bla-bla, las respectivas mentiras de siempre y una sarta de sandeces y disparates, frente a un nutrido grupo de borregas y borregos que son llevados allí o concurren ellos a aplaudir ciegamente.

Danilo habló del turismo e hizo promesas.

El Presidente habló de la minería y de su disposición de seguir entregando nuestros recursos naturales, como lo hace con Falcondo y con la criminal Barrick Gold, que no solo se lleva el oro, la plata y otros metales, sino que con la enorme contaminación mata las personas, los animales y todos los ecosistemas.

Habló de Punta Catalina como la panacea contra los malditos apagones. Pero no dijo que es la prueba del delito del caso Odebrecht, no explico por que esa planta o complejo termoeléctrico se construyo en terrenos de la familia Vicini, aun cuando el Estado todavía dispone de muchos terrenos en lugares adecuados para establecer esas plantas.

Danilo habló de los supuestos hospitales construidos o reconstruídos; pero todo eso no es mas que una farsa; hay que ir a esos lugares mencionados para comprobar la gran mentira sobre la salud en República Dominicana.

El presidente que llevó unas docenas de borregos a pedir la repostulación, no hablo sobre la realidad que viven los pequeños productores agropecuarios y los campesinos sin tierra.

No dijo que Senadores, Diputados, Gobernadores y generales mafiosos se adueñan de las tierras comuneras y del Estado, o bien, despojan a pequeños agricultores, como ocurre en el Noroeste. No dijo que la miseria arropa a millones de personas.

El pírrico aumento salarial de que habló ya se lo trago la inflación, como producto de la voracidad de la burguesía comercial insaciable, sin medidas de control gubernamental.

Danilo Medina no se atrevió a hablar de su postura indigna y mal agradecida frente al glorioso pueblo hermano de Venezuela, una postura que jamás representa a la mayoría del pueblo dominicano.

No se refirió a la crisis del pueblo haitiano y el impacto o repercusión que eso tiene en la frontera dominico-haitiana.

No abordo de manera concreta, sino yéndose por las ramas, sobre el peligro problema de la delincuencia. No dijo nada en concreto.

Gran parte de la perorata danilista- peledeísta no fue más que repetitivo, largo, pero vacío de contenido. Durante 150 minutos no dijo nada realmente sustancial en términos en términos de beneficios económicos para los sectores más desposeídos.

En esa larguísima perorata no habló sobre la realidad del endeudamiento público.

El presidente Medina debió referirse y explicar que acciones o programas que tiene su gobierno frente al alto porcentaje de jóvenes que se sienten frustrados y que quieren irse del país.

El Presidente Medina hizo una descripción de la República Dominicana que él y los otros 34 miembros del Comité Político del PLD disfrutan, colocados en un extremo sumamente distante de la mayoría del pueblo dominicano.

Danilo Medina no dijo nada en relación al tema de la corrupción. En conclusión, fue un discurso lleno de verborrea y vacío de contenido.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like