Actualidad Nacional

EL HORRENDO ASESINATO DE VLADIMIR LANTIGUA NO PUEDE QUEDAR IMPUNE

El día 1 de agosto del año 2017, hace dos años,  fue vilmente asesinado el joven VLADIMIR LANTIGUA BALDERA.

¿Quién era Vladimir?

Vladimir, de 26 años al momento de su muerte, era un inquieto joven preocupado por el presente y el futuro del pueblo dominicano y de los pobres del Mundo. Particularmente expresaba mucha preocupación por la situación de los estudiantes, los obreros, los campesinos, y en general por las precariedades de los barrios pobres.

Era muy trabajador y estudioso. Como empleado de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD),  el Recinto San Francisco de Macorís, donde también estudiaba, fue reconocido póstumamente como meritorio.

Como estudiante, pese a ser activista militante del Frente Estudiantil de Liberación Amín Abel Hasbún (FELABEL), además de trabajar y atender múltiples compromisos más, también se destacó académicamente.

Vladimir Lantigua, segundo dede la izquierda, participa en vigilia en la universidad UASD-Recinto San Francisco, contra los aumentos de los servicios y la privatización de la universidad del pueblo.

Vladimir era un joven ejemplar. Por encima del promedio de los jóvenes dominicanos de su generación. También era dirigente local del FRENTE AMPLIO DE LUCHA POPULAR (FALPO) y aguerrido militante de vanguardia del MOVIMIENTO POPULAR DOMINICANO (MPD), organización revolucionaria, marxista-leninista, que en su más de 63 años de fundada ha pagado sus principios y su osadía con un altísimo precio en sangre.

En todas las tareas asignadas o asumidas por él, inolvidable camarada Vladi estaba invariablemente en la vanguardia, entre los primeros. Nunca rehuyó ningún compromiso, no importaba lo fuerte o arriesgado que fuera

 Aun cuando se tratara de «arriesgar el pellejo», el ejemplar militante siempre dijo: presente. Era grande entre los grandes.

Vladimir era nieto, por parte materna del también asesinado indoblegable dirigente campesino y militante emepedeista Mario Baldera.

Cuando apresaron en su casa y luego entregaron ahorcado a su abuelo, en junio de 1969, la abuela de Vladimir cargaba en su vientre a la madre de éste.

Desde muy jovencito, Vladi recogió la bandera de su abuelo y la elevó a la altura de un gigante.

A la hora de su muerte, Vladi estaba casado y dejó dos niños huérfanos, hoy de tres y seis años de edad.

¿Por qué mataron a Vladimi?

Con lo que llevamos dicho no hay que adivinar por qué mataron a este hijo del pueblo, luchador incansable y a tiempo completo por la revolución y por las mejores causas de los sectores populares y explotados. Vladi no era simplemente una promesa. Era una realidad. Era un peligro para los enemigos del pueblo. Andaba con un arsenal ideológico en la cabeza. Y disparaba dondequiera con la más potente arma de su cargamento.

No le temía a las discusiones ni a las diferencias políticas. Era muy solidario y siempre listo para socorrer a cualquier compañero en dificultades, como establecen los estatutos del MPD.

El horrendo asesinato de Vladimir fue evidentemente un  selectivo crimen de Estado. Fue ordenado desde las más altas instancias del poder. Desde el gobierno y desde el partido que ejercía y ejerce ese gobierno, el mal llamado Partido de Liberación Dominicana (PLD), para quienes Vladimir era un gran peligro. Hay que recordar que el FALPO, con dirigentes de la estirpe de Vladi a la cabeza, hizo condenar severamente al  Alcalde del municipio de San Francisco de Macorís y a otros empleados del Ayuntamiento, por un comprobado robo de más de mil millones de pesos.

La perversa actitud del jefe o director nacional de la policía, así como del comandante local, encubriendo al asesino que disparó certeramente a la cabeza de Vladimir, es suficiente para saber que hay órdenes expresas al respecto.

Vladimir Lantigua se enfrenta a agentes de la Policía Nacional en el Palacio Presidencial, cuando los agentes la emprendieron a macanazos contra estudiantes y profesores de la Universidad Autónoma de Santo domingo (UASD), que marcharon hasta allí en reclamo de un mayor y justo presupuesto para la Alta Casa de Estudios.

Pero con esto más. Las autoridades judiciales, comenzando por el Procurador Fiscal de la provincia, hasta el. Procurador General de la República, se han empleado a fondo para encubrir a los autores materiales e intelectuales del perverso crimen.

No ha valido que se hagan todos los reclamos, piquetes a las autoridades locales y nacionales, huelgas, movilizaciones y otros tipos de luchas. Se trata de un crimen de Estado. Dispuesto o apañado por el propio presidente de la República, Danilo Medina Sánchez, encubridor de las dolosas acciones ejecutadas por Odebrecht desde oficinas ubicadas en el palacio de gobierno.

Así pensaba el camarada Vladimir Lantigua. ideas que publicaba en las redes digitales.

¿En qué circunstancia y cómo mataron a Vladimir?

En el día de su muerte se cumplía totalmente una huelga en todo el municipio de San Francisco de Macorís, convocada por el FALPO y otras organizaciones populares de la ciudad y del campo, en demanda de construcción y reconstrucción de numerosas obras comunitarias, que forman parte de una gran y acumulada deuda social por parte de las incompetentes autoridades provinciales y nacionales, que sólo hacen promesas cada vez que llega la campaña electoral.

Dicho paro fue acogido por todos los sectores, por lo que se desarrollaba totalmente; pero de manera pacífica, sin que ocurriera ni siquiera una pequeña movilización barrial. No obstante, la ciudad estaba fuertemente tomada por la Policía, incluyendo cuerpos de tropas especiales llevadas desde la Capital.

Vladimir se encontraba, junto a compañeros y comunitarios, caminando y observando cómo se desarrollaba el paro en un barrio populoso.

Una patrulla se encontraba a más de 125 metros. De allí salió un certero disparo que entró por un ojo de Vladimir. Un raro, pero ya conocido a nivel internacional, dispositivo conteniendo la bala fue extraído de la cabeza del combatiente asesinado.

La extracción fue hecha por un equipo oficial de médicos forenses, en el cual participó un profesional compañero de lucha de Vladimir.

Todo esto fue documentado y expuesto a los medios de comunicación por el compañero médico, junto a la dirigencia del FALPO.

Sin embargo, nada ha valido. para que se haga justicia contra los asesinos materiales e intelectuales de este inolvidable camarada, heredero del compromiso y de la firmeza de su abuelo mártir.

Un certero disparo hecho desde una distancia relativamente extensa. Un arma especial. Un dispositivo especial que porta una bala dentro de una cápsula. Una bala especial que entra, casual o no, justamente por un ojo. Un disparo único, bien selectivo, hecho en un momento en que todo estaba en absoluta calma. Ni siquiera se había incendiado una goma. No se oía ni un grito. No se movía ni siquiera un automóvil en las calles.

No puede quedar dudas de que se trató de un vulgar e inocultable crimen de Estado. Vladimir era un proyectil contra la corrupción galopante de autoridades locales y nacionales. Y era «un clavito en el zapato» contra autoridades locales y contra todos los explotadores y opresores.

Vladimir es un muerto no sólo del policía matarife que hizo el certero disparo con un arma y un dispositivo especiales.

Es un muerto del entonces jefe regional de la policía con asiento en San Francisco de Macorís.

Es un perverso crimen del comandante de la patrulla. Del entonces jefe de la policía. Un crimen del fiscalito Regis Victorio, incompetente pelele encubridor y cómplice.

Es un crimen de las autoridades provinciales representantes del Poder Ejecutivo y del Poder Legislativo, por complicidad, por negligencia o por indiferencia ante un crimen tan alarmante, evidentemente selectivo y bien planificado,  que estremeció a San Francisco y al país.

Unas autoridades, civiles y militares, que durante dos años se han negado rotundamente a identificar, presentar y someter a la justicia al policía asesino.

Unas autoridades que lejos de actuar para aclarar públicamente y resolver tan abominable crimen, lo que hacen es amenazar al FALPO y decir que pueden acusar del crimen a los propios compañeros de Vladimir.

El perverso, politiquero y reaccionario leguleyo Regis Victorio, Procurador Fiscal de la provincia, se dedicó a amenazar al FALPO, mientras ordenaba presentarse a su despacho y mandaba a apresar personas de los barrios para que acusaran del crimen a algún luchador del pueblo, incluyendo posibles miembros del FALPO.

Ante los constantes y crecientes reclamos y demandas de justicia, el inepto fiscalito militante del PLD decía que «estaba trabajando» y que él disponía de hasta «cuatro años» para resolver el caso.

No puede caber ninguna duda sobre la procedencia del crimen. Es un crimen de las altas esferas del gobierno. Esta sangre de estirpe heroica que ha regado una vez más el surco de la lucha, de libertad y de justicia, perseguirá y manchó para siempre el ultra corrupto gobierno del PLD y de Danilo Medina.

A dos años de la caída física, vemos sonreír como siempre al camarada Vladimir, mientras sus verdugos materiales e intelectuales se hunden cada día más en el estercolero de la historia.

Los combatientes como Vladi no mueren. Jamás pueden ser sepultados.

Un plomo puede quitarle la vida física. Pero jamás podrá matar sus ideas. Un plomo disparado por un ignorante o un convicto criminal al servicio del poder puede horizontalizar su cuerpo. Pero sus ideas y sus obras se mantendrán verticales.

VLADIMIR no ha muerto. Está verticalizado en el tiempo. No murió el 1 de agosto del 2017. Ese DOMINICANO fue sembrado en tierra muy fértil. Pasó a otra dimensión

JAMAS LO OLVIDAREMOS. LO SENTIMOS SONRIENTE Y REBOSANTE DE OPTIMISMO CON LA CAUSA DEL PUEBLO

CASTIGO A LOS ASESINOS MATERIALES E INTELECTUALES DEL CAMARADA VLADI.

Comité Político del Comité Central

Santo Domingo, República Dominicana,

1 de agosto del 2019.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like