Actualidad Nacional

No representan al FALPO, son renegados de la lucha del pueblo por sus reivindicaciones más sentidas

El nombrado Grabiel Sánchez, Víctor Bretón, David Polanco y compartes, junto a Fidel Santana, fueron expulsados del FALPO en el años 2010 por negociar candidaturas con Miguel Vargas (PRD) para las elecciones de ese año, hoy están a la cola del PRM. Reuniones con la Procuradora General de la República Miriam Germán Brito y otros funcionarios, buscan notoriedad para mantener vigencia pública para futuras negociaciones políticas con la derecha. Son realmente mendigos y buscavidas sin remedio.

Los renegados y oportunistas que pretenden usar el glorioso nombre del Frente Amplio de Lucha Popular (FALPO)  y su estandarte hacen acuerdos de aposentos con los enemigos del pueblo, tratando de colocarse como «potables», buscar canonjías y hacer de «interlocutores» entre explotadores y explotados.

Con ello solo consiguen evidenciarse como lo que son: oportunistas que han renegado de la lucha del pueblo por sus reivindicaciones más sentidas, convirtiéndose en mendigos y buscavidas sin remedio.

En cambio, el verdadero FALPO, el de la dignidad, el que nunca transige, el que no baja su bandera ni retuerce sus posiciones y sus principios se afinca cada día más, se renueva y se legitima en el seno mismo de los sectores populares y explotados.

El verdadero FALPO acude ante los mecanismos institucionales del Gobierno y del Estado a protestar, a exigir, a emplazar, a demandar. No acude a parlamentar para hacerse considerar «potable» y manejable.

El FALPO que el pueblo conoce, reconoce y refrenda no mendiga ni tranza la lucha del pueblo. No se ha dejado ni dejará ablandar ni domesticar nunca. No nació ni lucha para eso.

Ese FALPO del pueblo no se cansa, no se vence ni lo vencen. Ese FALPO del pueblo no recula. No se rinde ni lo rinden.

Ese FALPO de martirologio, de mil batallas, de glorias y esperanzas, nació con propósitos bien claros. Nació para luchar y vencer. Nació para ser digna representación del pueblo dominicano en sus luchas por reivindicaciones económicas y sociales; pero también con una clarísima estrategia de transformación social.

Y eso es indeclinable. Innegociable. El FALPO del pueblo jamás ha traficado ni traficará con los principios que le dieron origen y que ha defendido a capa y espada, aún a costa de la cantidad de sangre vertida por decenas de mártires, como: Jesús Rafael Diplán Martínez, Osvaldo Torres, Burrulote, Elvin Amable Rodríguez, Ramón Antonio Camilo, Vladimir Lantigua Baldera y otros. Aún a costa de cientos de heridos, perseguidos, presos y martirizados, el FALPO del pueblo no baja

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like