Actualidad Nacional

Nuevo año 2019: luchemos sin tregua por el cambio del sistema

Como cualquier otro, hoy es buen día para recordar que para que pueda haber transformación social hay que cambiar el sistema. Los nuevos años llegan solos. Luchemos sin tregua por el cambio del sistema. Alcanzar la felicidad, y hasta hablar de ella, al menos que no sea como esperanza, es muy difícil en un sistema tan podrido y malvado.

Mientras más nos retrasamos en actuar, mas se prolongara el sufrimiento, la miseria y la opresión. De todos los que constutuimos la mayoría de los desheredados de la fortuna y de los oprimidos depende la prolongación de lo que entendemos que no esta bien.

Aunque no se comparta, debemos respetar la creencia de todo el mundo. Pero consideramos que jamás debemos cruzarnos de brazo, vivir rezando o simplemente como los budas mirándonos el ombligo. Muchos dicen que supuestamente Dios dijo: «Ayudate, que yo te ayudare», algo que parece lógico.

La indiferencia de la gente molesta y es una traba, ciertamente. Pero debemos saber tambien que el propio sistema alimenta eso y le saca provecho. Siempre habra indiferentes hasta con su propia causa. Tambien hay mucha gente que tratan de hacer su propia «transformación» al margen de todos los demás. Hay personas que porque ellos encuentran la comida y quizás algo más ya no piensan en nadie, y viven conformes y hasta felices.

Somos un país de esclavos, ciertamente. Pero somos más esclavos de mente que de cualquier otra cosa.

Probablemente no haya habido un país donde la esclavitud se haya ejecutado con más rigor y crueldad que en Haití. Y justamente un día como hoy, en el año 1801 proclamo su independencia después de haber derrotado no solo a los colonialistas «locales», sino al ejército más poderoso del Mundo, que había arrasado en Europa.

Y se que quienes no creen en la evolución social me preguntarán para que sirvió la lucha de los esclavos haitianos si hoy son tan olvidados y forman parte tan prominente de «Los condenados de la Tierra».

Justamente de eso se trata, de la opresión de un Mundo tan desigual, pues lo que Haití sufre hoy no es mas que «La maldición blanca», como escribió Eduardo Galeano.

Haití no solo fue condenado a pagar una «indemnización» de 150 millones de francos por «daños a los franceses», a cambio de levantarle el bloqueo de todas las potencias, sino que ha sido condenado eternamente por esa herejía de convertirse en la primera República negra del Mundo.

El que no lucha, jamás llegara. Tenemos que luchar, aunque no lleguemos nosotros mismos, nuestra generación, a ver los cambios. Quien invento la luz eléctrica no se alumbró. Con ellas. Son convicciones. Quizas tonterías.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like